De jugador de blackjack a multimillonario: Charlie Ergen

Blackjack Million Charlie Ergen

Heute stellen wir einen der reichsten Männer Amerikas vor: Charlie Ergen. Der Milliardär wäre nicht da, wo er heute ist, wenn er nicht schon früh mit Erfolg beim Blackjack sein Vermögen vermehren hätte können.

Banner del Casino Playamo

En 1980, unos meses antes de que Charlie Ergen fundara la empresa que hoy se conoce como Dish Network entró en un garito con un compañero de juego... Casino en el Lago Tahoe en el norte de Nevada. Iba a hacer una fortuna allí con el contar cartas machen. Ergen war damals 27 hatte sich das Buch „Playing Blackjack como a Business“ gekauft und lernte fleißig die Strategien darin. Unglücklicherweise erwischte ihn ein Casino-Wachmann beim Kartenzählen und die beiden wurden aus dem Casino geworfen und erhielten für immer Hausverbot.

Más de tres décadas después, Ergen, que ahora tiene 60 años, vuelve a enfrentarse a cargos por estafa, pero esta vez la casa está aquí, enclavada en los confines de las suites ejecutivas desde Burbank hasta Beverly Boulevard. Y ahora Dish Network, con sede en Englewood, Co., el tercer mayor proveedor de televisión por satélite/por cable del país, una empresa que cotiza en bolsa y que ha pasado de ser una empresa de 60.000 dólares a un imperio con 14 millones de abonados y 14.000 millones de dólares de ingresos anuales, es el enemigo número 1 de la industria del entretenimiento.

Cada vez con más frecuencia, Ergen ha participado en juegos feos y de alto riesgo con Hollywood. En su brutal batalla con AMC por las excesivas tasas de emisión, dejó fuera del sistema Dish a The Walking Dead y Mad Men durante meses. También pasó años discutiendo con las emisoras sobre la práctica de transmitir señales de televisión a distancia sin licencia, e incluso fue sorprendido incumpliendo una promesa que hizo bajo juramento de dejar de hacerlo, todo ello mientras Dish era calificada como "la peor empresa de Estados Unidos para trabajar" por un sitio web de vigilancia. Pero todo eso era sólo el preámbulo de la tolva.

En enero de 2012, Dish introdujo su propio servicio de DVR, que permite a los consumidores "AutoHop", es decir, ver toda la programación de las cadenas en horario de máxima audiencia sin publicidad y sin tener que pasar por los anuncios. Inmediatamente después del lanzamiento del servicio, CBS, NBC, ABC y Fox presentaron una demanda argumentando que Dish les dejaría fuera del negocio si se les permitía seguir ofreciendo el salto. Las cadenas quieren que un juez emita una orden judicial preliminar, y Fox está apelando la denegación de un cierre mientras hace otro intento de prohibir el Hopper - después de que Dish añadiera funciones móviles en medio del desafío legal.

Ergen, que está casado y tiene cinco hijos, y cuya fortuna personal se estima en 10.600 millones de dólares, lo que le sitúa en el número 100 de la lista actual de personas más ricas de Forbes, expresa su confianza en que podrá ganar el juicio ganar y dice que es hora de que las cadenas de televisión se suban al carro. "Algunas personas son reacias al cambio, pero el modelo publicitario va a cambiar con o sin la tolva", dijo recientemente a los analistas. "Lo que decimos a las emisoras es: 'Hay una manera de que no escondáis la cabeza en la arena'. "

Los organismos de radiodifusión rechazan esta valoración. "Los servicios [como Hopper] que socavan el tejido económico de nuestro negocio no sólo son ilegales, sino que destruyen potencialmente nuestra capacidad de dar a las audiencias lo que quieren", dice a THR el presidente y consejero delegado de CBS, Leslie Moonves. Añade Ted Harbert, presidente de NBC Broadcasting: "Creo que es un ataque a nuestro ecosistema".

No es de extrañar que Hopper se haya hecho muy popular. El año anterior a que Dish empezara a ofrecer el servicio de forma gratuita, la empresa perdió 166.000 abonados. Desde entonces, Dish ha vuelto a ganar 89.000.

"Somos un poco como una película de Indiana Jones", dijo un optimista Ergen sobre su empresa en la conferencia All Things Digital el 11 de febrero. "Siempre tenemos problemas. Siempre salimos de ella. Siempre pasamos de los caimanes a los tipos con flechas y a las serpientes. Queremos ganar". (Ergen declinó hacer comentarios para este artículo).

In einer Zeit, in der die Einschaltquoten der Big Four Networks historische Tiefststände erreicht haben – Fox ist in dieser Saison um 21 Prozent gesunken und NBC wurde im Februar in der 18-zu-49-Demo von Univision geschlagen – ist es schwer genug, Werbetreibende zu überzeugen, dass sie die Zuschauer zu den Anzeigen bringen – wie es die Sender im Mai bei den jährlichen 10-Milliarden-Dollar-Präsentationen tun werden. Es ist sogar noch schwieriger, wenn ein großer Satellitenbetreiber seine Fähigkeit anpreist, Werbespots komplett aus dem Zuschauererlebnis zu eliminieren. Die Fernsehsender hoffen, dass sie die Werbekunden bei der Stange halten können, wenn Marktforschungsinstitute wie Nielsen anfangen, den Schwerpunkt auf die Zuschauer zu legen, die das Programm eine Woche nach der ersten Live-Übertragung sehen. Aber der Analyst Richard Greenfield fragt: „C3 vs. C7? Wer veräppelt hier wen, wenn es um das Ansehen von Werbespots bei DVR-Programmen geht?“

Curiosamente, proveedores de televisión como Time Warner Cable y DirecTV, aunque presumiblemente disponen de las mismas capacidades tecnológicas, no han ofrecido productos que hayan desencadenado estas represalias de la industria. Quizá haya una razón para ello.

Ergen ha presentado el Hopper como un derecho de los consumidores, a la vez que ha dicho a los analistas que los programadores han "devaluado" los contenidos al hacer que los programas de televisión estén disponibles en Netflix y al demandar a ESPN, entre otros, por permitir el streaming. CBS está tratando de deshacer su acuerdo de licencia con Dish, alegando que Ergen y sus principales lugartenientes ocultaron fraudulentamente sus planes para la tolva en las conversaciones del contrato en 2011. Y en febrero, Dish alegó que la CBS obligó a la actriz de "The Big Bang Theory", Kaley Cuoco, a borrar un tuit patrocinado en el que avalaba el saltador, aunque no había pruebas de que la actriz fuera presionada. En un acto de homenaje a Moonves en marzo, Cuoco proclamó: "Quiero aprovechar esta oportunidad para decir una cosa, Leslie, f- a Dish Network".

A medida que Hollywood se adentra a regañadientes en la era digital, nuevos actores como el servicio de televisión Aereo, de Barry Diller, desafían las fuentes de ingresos tradicionales y llevan a las cadenas a los tribunales. (Aereo, de Diller, sobrevivió a una primera impugnación legal el 1 de abril, cuando un tribunal de apelación le permitió seguir funcionando al menos hasta un juicio). Sin embargo, incluso entre estas amenazas, Dish representa quizás el disruptor más agresivo y bien financiado. Y está controlado por un hombre que tiene el dinero y la inclinación para llevar la lucha hasta su final legal y, para Hollywood, muy aterrador. Sí, es conocido por algunos dentro de su organización por ser un bocazas de mano dura ("Tratan a sus empleados como esclavos", dice una crítica de los empleados en Internet). Pero una cosa es gritar a los subordinados e instalar un dispositivo de escaneo para controlar la impuntualidad (sí, realmente lo hizo); otra muy distinta es destruir pruebas y engañar a los jueces en una sala de audiencias; Dish fue castigado por ese comportamiento.

Todo ello es suficiente para preguntar:

Si Charlie Ergen es el hombre más odiado de Hollywood, ¿qué debería hacer la industria con él?

Ergen se prepara ahora para una lucha que podría responder a esa pregunta. El acuerdo de licencia entre Dish y The Walt Disney Co. expira en septiembre. Las próximas conversaciones entre las empresas son la primera negociación importante desde el lanzamiento del Hopper. Es probable que Disney no quiera aprobar un producto tecnológico como el Hopper renovando su contrato con Dish. Pero es casi imposible que un medio de comunicación renuncie a los miles de millones de dólares que Ergen paga por la programación.

Este dilema amigo-enemigo es el enigma esencial de Dish. Seis meses antes de que expirara su contrato con Disney, Dish no se sentaba en la mesa de negociaciones, sino en los tribunales, demandando a la unidad ESPN de Disney por ofrecer supuestamente mejores tarifas a la competencia de Dish.

Naturalmente, Ergen ha sido aclamado como un héroe por los defensores de los consumidores que aprecian su voluntad de jugar con un modelo de televisión que se ha convertido en sagrado para los conglomerados de Hollywood. "Cuando se trata de probar cosas nuevas y mantener los costes bajos en un mercado competitivo, se necesita un pionero como Dish", dice John Bergmayer, de Public Knowledge, una organización de derechos sin ánimo de lucro.

Vijay Jayant, analista que lleva años observando a Dish en ISI Group, señala: "La actitud de Charlie es: 'En algún momento, negociarán conmigo en mis términos'. Sigue faroleando hasta que no lo hace".

Si Dish muestra una forma particular de agresividad, los observadores la atribuyen al multimillonario fundador y a la precaria posición de su empresa en el competitivo sector de la distribución de vídeo.

Charlie Ergen nació en Tennessee, hijo de un físico del que se dice que acuñó el término "Síndrome de China" para describir las deficiencias en la contención de un accidente en un reactor nuclear. Tras jugar de alero en el equipo de baloncesto de la universidad estatal, se licenció en administración de empresas en la Universidad de Wake Forest en 1976 y luego trabajó como analista financiero en Frito-Lay. Dos años más tarde, a los 25 años, sorprendió a su familia "jubilándose", o mejor dicho, aprovechando los descuentos que su futura esposa, Cantey McAdam, recibió de su trabajo como azafata para viajar por el mundo. También ha sopesado la idea de convertirse en jugador profesional de póquer y blackjack.

Entonces, en 1980, su amigo Jim DeFranco le habló de "una gran antena parabólica que capta señales del espacio", según un discurso de graduación de Wake Forest de 2012. Junto con DeFranco y McAdam, los tres pusieron 60.000 dólares de sus ahorros personales en una startup llamada EchoStar en los suburbios de Denver.

Ergen, un ávido alpinista que ha escalado el Kilimanjaro y el monte Everest, ha convertido su empresa -que ahora se llama oficialmente DISH- en una de las 200 más grandes del mundo, con unos beneficios medios anuales de unos 1.000 millones de dólares (Ergen controla el 88% de los derechos de voto de la empresa). Dish prosperó en gran parte por centrarse en las zonas rurales montañosas del país donde no había líneas de televisión por cable y, por supuesto, por estar dispuesta a enfrentarse a cualquiera que se interpusiera.

Empleados de Dish, opositores y analistas dicen que nadie explota el sistema judicial como Ergen para obtener una ventaja competitiva. Hace una década, un juez determinó que Ergen había violado una promesa, hecha bajo pena de perjurio, de dejar de transmitir a distancia señales de televisión locales. Un tribunal de apelación escribió en 2006 que no había "ningún indicio de que EchoStar estuviera alguna vez interesada en cumplir la Ley [de Visualización Doméstica por Satélite]", y añadió: "Parece que hemos discernido un 'patrón' y una 'práctica' de violación de la Ley de todas las formas imaginables".

A mediados de la década de 2000, cuando Ergen se enfrentaba a TiVo por la propiedad de los derechos de la tecnología DVR, TiVo no sólo convenció a un tribunal de que Dish había infringido una patente, sino que el juez de ese caso consideró "desagradable" que la empresa de Ergen "realizara una campaña publicitaria en la que promocionaba sus DVR como "mejores que TiVo" mientras seguía infringiendo la patente de TiVo". En 2009, Dish fue sancionado oficialmente por el tribunal. (Las partes llegaron a un acuerdo posteriormente).

Tal vez los más notorios fueron los furiosos jueces que persiguieron la reciente disputa de Dish con Cablevisión/AMC después de que Dish rescindiera un contrato de 15 años para transportar las redes Voom, una serie de 21 canales HD poco vistos como Kung Fu HD y Film Fest HD. En los primeros días del juicio, Dish fue reprendido por "mala fe" o "negligencia grave" en la destrucción de correos electrónicos internos de la empresa. Un juez del Tribunal Supremo de Nueva York, Richard Lowe, visiblemente enfadado, amenazó más tarde con iniciar una investigación si no se publicaban los documentos de Dish. El pleito se puso tan feo que la gerente de Dish, Carolyn Crawford, dio un puñetazo al padre del abogado contrario al salir de la sala. Más tarde se disculpó en un tribunal abierto.

En un caso de acoso sexual de 2005 en Maryland, un juez escribió que "EchoStar es culpable de destrucción flagrante de pruebas". En una disputa sobre marcas comerciales de 2012, un juez dijo de los abogados de Dish que en sus 17 años en el banquillo nunca había presenciado "tanta discordia o contención."

"La mayoría de las empresas tienen un prejuicio institucional contra los litigios y los consideran un mal necesario", dice un conocedor de la red. "Pero para Charlie, es la forma en que dirige su empresa. Sin embargo, nunca lo verás demandar en su estado natal. Su nombre es sucio en Colorado. Los jueces les pisan los talones".

De hecho, cuando Dish presentó una demanda en mayo de 2012 en un intento de ganarle la partida a las cadenas y conseguir que un juez declarara legal la tolva, lo hizo en Nueva York.

Dish sigue siendo combativo en todo momento. La Comisión Federal de Comercio y el Departamento de Justicia están llevando a cabo una demanda conjunta contra la empresa por la presunta violación de la Reglas de telemarketing haciendo llamadas no solicitadas a millones de consumidores. Dish también aprovecha cualquier oportunidad para promocionar su Hopper como el producto tecnológico tan bueno que las cadenas de televisión no quieren que nadie oiga hablar de él (incluso cuando dicen a los jueces que el Hopper no es tan diferente de otros DVR).

El giro de emboscada es común en Dish. En los sitios web de noticias del sector, los empleados dejan regularmente comentarios destinados a promocionar secretamente los servicios de Dish. Un escritor de AllThingsD estaba tan molesto que en 2011 escribió una columna titulada "Querido Dish Network: tu spam me pone triste". Por favor, detente". El comunicado de prensa que Dish emitió sobre el asunto de Kaley Cuoco es otro ejemplo. No había ninguna fuente para la supuesta petición de la CBS de borrar su tuit, y la CBS lo negó rotundamente. Cuando se le pide que confirme tal afirmación, el portavoz de Dish, John Hall, se limita a decir: "Alguien cercano a la situación se puso en contacto con nosotros y nos dijo que la CBS les pidió que borraran el tuit."

Barbara Roehrig arbeitete Mitte der 90er Jahre bei EchoStar und war die erste weibliche Führungskraft des Unternehmens. Sie erinnert sich an ständige Auseinandersetzungen mit Ergen, der manchmal damit drohte, in einen Raum zu gehen und alle Mitarbeiter zu feuern, die er als „verrücktes Pack“ bezeichnete. „Der Modus Operandi ist dort das Schreien, und das fordert seinen Tribut“, sagt Roehrig und fügt hinzu, dass sie immer noch mit vielen im mittleren Management von Dish in Contacte con steht, die sich weigern, in die Führungsetagen des Unternehmens aufzusteigen, weil das emotionalen Aufruhr mit sich bringt. „Wir waren alle in der Schusslinie von Charlies Tiraden.“

El sitio web 24/7 Wall Street ha calificado a Dish como "la peor empresa de Estados Unidos para trabajar", basándose en las críticas mordaces del sitio web de empleo Glassdoor.com. Los empleados han sido sometidos a "informes de placa" en los que se les pone una marca roja por llegar tarde durante minutos. Cuando viajan, se pide a los empleados que tomen vuelos de ojos rojos, que compartan habitaciones de hotel y que reembolsen a la empresa si dan más del 15% de propina. Un representante de ventas cuenta a THR: "En mi oficina, ni siquiera te permiten ir al baño por la mañana antes de ir a tu ruta, ni por la tarde hasta que sales del trabajo". (Un representante de Dish dice que la empresa abandonó sus informes sobre las placas en enero y niega que los empleados se vean obligados a tomar vuelos de ojos rojos y que no se les permita tomar descansos para ir al baño).

 

Casumo Casino Banner

Después de que Dish se enfrentara a la mala prensa, la dirección intentó intervenir. El director general de Dish, Joe Clayton, envió a los empleados un correo electrónico que decía, entre otras cosas, "Si estás contento aquí en DISH y crees que la empresa va en la dirección correcta, entra en Glassdoor.com y da tu opinión."

En la sede de Dish en Colorado, los ejecutivos de la empresa rechazaron las preguntas sobre si Dish era realmente la más mala de las empresas malas.

"Creo que es un lugar difícil para trabajar", admite Dave Shull, vicepresidente senior de Dish a cargo de la adquisición de contenidos. Dice que es habitual que las reuniones sean "animadas", pero se congratula de la agresividad de la empresa. "Siempre puedes ser un seguidor, un esclavo de la competencia y esperar lo mejor", dice Shull. "O puedes tomar la delantera, intentar aumentar la cuota de mercado e innovar. Lo que ocurre en el esquí o la equitación cuando te sientas atrás es que pierdes el control. Nos sentamos".

 

Tras varios años de crecimiento, Dish, como el resto de la industria del cable y el satélite, se enfrenta a nuevos retos. En 2012, los proveedores de televisión de pago solo añadieron unas decenas de miles de abonados, según estiman los analistas. Y la tendencia general no es buena. En respuesta, Dish ha trabajado agresivamente para mantener las facturas de los clientes más bajas que las de sus competidores. Los gastos de Dish relacionados con los abonados ascendieron a 7.250 millones de dólares en 2012, un 6% más que el año anterior, lo que la empresa atribuye al aumento de los costes de programación. En comparación, DirecTV gastó más de 13.000 millones de dólares en programación en 2012 (y otros 2.000 millones en servicio), un aumento del 12%. "Me atrevería a decir que los aumentos de programación de Dish son de los más bajos del sector", afirma Jayant.

Aun así, eso podría no ser suficiente. Dish compite ahora con servicios de televisión por Internet como Netflix y Hulu (la suscripción a cualquiera de ellos cuesta sólo un tercio de los 49,99 dólares del paquete básico de Dish), así como con combinaciones de web y televisión ofrecidas por empresas como Time Warner Cable y Comcast.

A diferencia de sus competidores, Dish ha luchado por expandirse en negocios distintos al servicio de televisión por satélite. En 2011, la empresa completó la adquisición de Blockbuster, pero no logró que la marca se convirtiera en un competidor viable de Netflix. Dish ha intentado sacar más partido a su espectro inalámbrico, por cuya adquisición pagó unos 3.000 millones de dólares, pero la FCC se lo ha impedido. La empresa ha estado tratando de poner en marcha un servicio de red inalámbrica últimamente, manteniendo conversaciones con Google y haciendo una oferta agresiva para adquirir parte de la empresa pionera en redes 4G, Clearwire Corp.

Por ahora, sin embargo, Dish sigue siendo un "pony de un solo truco", como dice el analista Jayant. A diferencia de Comcast, la compañía no hace su propia programación y, a diferencia de Time Warner Cable o Verizon, no tiene la capacidad de ofrecer un triple juego de TV/Internet/teléfono. Lo que sí tiene es la tolva, lo que lleva a un abogado defensor de las redes a concluir:

"Ergen prefiere pedir perdón que permiso".

Algunos observadores jurídicos creen que Dish tendrá éxito en los tribunales. En noviembre, un juez federal se negó a emitir una orden judicial para detener la tolva, diciendo que Fox tiene un camino difícil para argumentar que Dish cometió una infracción de derechos de autor e incumplió sus contratos con la cadena. Sin embargo, el juez no estaba del todo convencido de la legalidad del sistema de Dish, y algunos abogados creen que las emisoras acabarán imponiéndose. "Creo que un tribunal se pondrá del lado de los radiodifusores debido a la economía, aunque habrá que desarrollar una nueva prueba [legal] porque esto no está a la altura de los estándares habituales", dice Bryan Sullivan, de Early Sullivan.

 

La forma en que se desarrolle la demanda podría determinar la capacidad de Dish para seguir en el juego en función del resultado de las próximas negociaciones sobre el transporte. Ergen está haciendo una apuesta multimillonaria porque Disney no puede permitirse el lujo de renunciar a los 14 millones de suscriptores de Dish, pero si la empresa firma un nuevo acuerdo, enviará una señal de que los organismos de radiodifusión se han excedido un poco en cuanto a la amenaza que acusan al saltador.

Si el acuerdo no resulta, Dish podría tomar una nueva ruta. Podría transmitir la ABC de Disney de todos modos, sin contrato pero en asociación con una empresa como Aereo, de Diller, cuya tecnología patentada para captar las señales de televisión a través de las ondas y transmitirlas de forma privada en línea probablemente será combatida en un proceso complicado. (Según se informa, Dish y Aereo han mantenido conversaciones recientemente). O bien, Dish podría abandonar el coste cada vez mayor de las licencias de los deportes en directo de ESPN para posicionar aún más al distribuidor por satélite como la alternativa barata del mercado. Pero eso es indudablemente arriesgado.

Los analistas ya se están poniendo un poco nerviosos. En una reciente conferencia telefónica, se preguntó a los directivos de Dish qué iba a pasar.

"Somos un gran cliente de Disney", respondió Clayton. "No esperaría que lo quitaran con el AutoHop como motivo". Ergen añadió: "Nuestros cheques son bastante grandes". Dish paga a Disney unos mil millones de dólares al año sólo por ESPN. Pero eso no es suficiente para tranquilizar a la comunidad de analistas. "No tengo ni idea de lo que va a pasar", reconoce Jayant.

Como ha demostrado la reciente batalla legal entre Dish y ESPN, las tarifas de los abonados en toda la industria de la televisión están entrelazadas gracias a la cláusula de nación más favorecida (que garantiza que ningún competidor obtenga un mejor trato). Si Disney acepta menos del valor de mercado de Dish, probablemente tendrá que descontar también a otros proveedores. Y la desinversión en Dish no implica necesariamente la pérdida de los 14 millones de clientes de televisión de pago si algunos de ellos se pasan a servicios de la competencia. Una encuesta reciente de Lazard Capital reveló que entre el 41 y el 48 por ciento de los abonados a la televisión de pago cancelarían o cambiarían de servicio si perdieran un canal principal, y el 35 por ciento se daría de baja si perdiera ESPN. "En todo caso, el impacto de los contenidos en los distribuidores es cada vez más fuerte", concluye el analista Barton Crockett.

 

La última vez que Disney y Dish llegaron a un acuerdo, en 2005, las negociaciones duraron un año. Ahora faltan pocos meses para que la licencia expire en septiembre, y los mismos negociadores que se reunirán acaban de sentarse incómodamente uno al lado del otro en un juzgado durante tres semanas.

Disney se negó a comentar si pasaría de la tolva, cuya legalidad es poco probable que se resuelva antes de que las dos partes tengan que llegar a un acuerdo. Un portavoz de Disney dice que cualquier renovación con Dish "sería consistente con los términos de mercado establecidos." Shull, de Dish, no quiere decir si Ergen o sus ejecutivos se han reunido con Disney, pero dice que espera que las dos empresas puedan resolver sus diferencias.

¿Está Ergen a punto de recibir el recibo por su mal comportamiento? ¿O las emisoras se someterán a lo que muchos creen que es la inevitable evolución del negocio publicitario? A finales de año, el resultado de las negociaciones Disney-Dish podría señalar hacia dónde se dirige la industria.

"Para algunas personas, se convierte en algo personal", dice Shull. "Para mí, es un negocio. Siempre hay algún desacuerdo, pero cuando hay miles de millones de dólares en juego, la codicia suele ganar".

 

 

 

 

"Somos un gran cliente de Disney", respondió Clayton. "No esperaría que lo quitaran con el AutoHop como motivo". Añadió Ergen: "Nuestros cheques son bastante grandes". Dish paga a Disney unos $1 mil millones al año sólo por ESPN. Pero eso no es suficiente para satisfacer a la comunidad de analistas. "No tengo ni idea de lo que va a pasar", admite Jayant.

Como puso de manifiesto el reciente pleito entre Dish y ESPN, gracias a las disposiciones de "nación más favorecida" (que garantizan que ningún rival obtenga un mejor trato), las tarifas de los abonados están entrelazadas en toda la industria de la televisión. Si Disney acepta de Dish un valor inferior al del mercado, es probable que también tenga que hacer descuentos a otros distribuidores. Y abandonar Dish no tiene por qué significar la pérdida de los 14 millones de consumidores de televisión de pago si algunos de ellos se pasan a los servicios de la competencia. Una encuesta reciente de Lazard Capital reveló que entre el 41% y el 48% de los abonados a la televisión de pago cancelarían o cambiarían de servicio si perdieran una de las principales cadenas de televisión, y el 35% lo harían si perdieran ESPN. "En todo caso, la influencia de los contenidos sobre los distribuidores se está reforzando", concluye el analista Barton Crockett.

STORY: CES: Dish Network sube la apuesta con nuevas funciones de Hopper

La última vez que Disney y Dish llegaron a un acuerdo, en 2005, las negociaciones duraron un año. Ahora, faltan pocos meses para que la licencia expire en septiembre, y los mismos negociadores que se reunirán entre sí acaban de sentarse incómodamente uno al lado del otro durante tres semanas en una sala.

Disney declina hacer comentarios sobre si miraría más allá de la tolva, cuya legalidad probablemente no se resolverá antes de que las dos partes tengan que llegar a un acuerdo. Un portavoz de Disney dice que cualquier renovación con Dish "sería consistente con los términos establecidos en el mercado." Shull, de Dish, no quiere decir si Ergen o sus ejecutivos se han reunido con Disney, pero dice que espera que las dos compañías puedan resolver sus diferencias.

¿Está Ergen a punto de recibir su merecido por su desagradable comportamiento? ¿O se someterán las emisoras a lo que muchos creen que es la inevitable evolución del negocio publicitario? A finales de año, el resultado de las negociaciones Disney-Dish podría señalar hacia dónde se dirige la industria.

"Para algunas personas, se convierte en algo personal", dice Shull. "Para mí, es un negocio. Siempre hay alguna diferencia de opinión, pero con miles de millones de dólares en juego, la codicia suele ganar".

Fuente: www.hollywoodreporter.com/news/dish-networks-charlie-ergen-is-432288?page=3

Banner del Casino Playamo
Casumo Casino Banner
es_AREspañol de Argentina